Psicóloga en Mallorca
Preguntas psicologia
Preguntas psicología

Preguntas frecuentes

  • ¿Qué es la Psicoterapia?

    Una sesión de psicoterapia es un espacio donde se encuentran un terapeuta -una persona especializada en evaluar, diagnosticar y tratar problemas psicológicos- y un paciente, que suele acudir a él demandando ayuda para lograr unos objetivos o resolver una serie de problemas o síntomas que le afectan. Durante el tiempo de la visita el terapeuta se convierte en un guía para que la persona sea capaz de realizar cambios en sus conductas, actitudes o forma de interpretar y afrontar los acontecimientos de su vida. Estos cambios pretenden que la persona pueda alcanzar un mayor bienestar en los diferentes ámbitos de la vida de las personas: el físico, el emocional y el de relaciones.

  • ¿Quién necesita Psicoterapia?

    Existen toda una serie de criterios objetivos, que deben cumplirse para que podamos considerar que se da un trastorno psicológico. Estos "requisitos" aparecen recogidos en clasificaciones que nos sirven de guía a los profesionales a la hora de realizar un buen diagnóstico.

    Un criterio importante a tener en cuenta para valorar la necesidad de una terapia es si unos determinados síntomas (sensaciones físicas, comportamientos, actitudes, etc.) están generando sufrimiento significativo, bien a nosotros mismos y/o a otras personas. Con esto quiero decir que, en ocasiones, nuestros comportamientos no son buenos o malos en sí mismos, sino que deberían ser susceptibles de cambio siempre que provoquen un malestar intenso, si dificultan nuestra vida o la de los demás. Un ejemplo que refleja esta idea: alguien que tiene fobia a las serpientes puede no necesitar ayuda si vive en la ciudad porque no representa un problema en su vida cotidiana. Sin embargo, si esta misma persona decide vivir en la selva tal vez deba iniciar un tratamiento para superar su miedo.

  • ¿Qué tipo de Psicoterapias existen?

    Podemos distinguir varias corrientes teóricas en psicología que desembocan en diferentes formas de entender y explicar las enfermedades mentales y que, por lo tanto, realizan diferentes tipos de tratamiento.
    Para no extenderme demasiado citaré 4 que son fundamentales:

    Como bien indica su nombre, este tipo de terapia se fundamenta en dos pilares: las cogniciones (pensamientos) y las conductas (entendidas en un sentido amplio, tanto las visibles como los pensamientos, emociones y sentimientos).

    Este enfoque considera que las personas nacemos con un determinado temperamento pero que, al interactuar con nuestro entorno, vamos aprendiendo ciertas pautas de comportamiento, algunas de las cuales serán positivas mientras que otras serán perjudiciales para nosotros mismos o para los demás.

    Sin embargo, no hay que olvidar que cada persona tiene una herencia genética y una historia personal que también ayudan a determinar qué tipo de aprendizajes realizará en su interacción con el medio. Así pues, el enfoque cognitivo-conductual investiga cuáles de los aprendizajes realizados son adaptativos porque nos ayudan a relacionarnos con los demás, a ser efectivos y sentirnos bien, y cuáles de ellos no lo son porque nos generan sufrimiento, indefensión o inadaptación. A éstos últimos irá dirigida la terapia.

    Tiene su máximo exponente en el psicoanálisis y sus orígenes se fundamentan en las teorías freudianas. Simplificando mucho, este tratamiento se basaría en la idea sugerida por Freud de que las explicaciones básicas del comportamiento inadaptados son los conflictos sin resolver del pasado (especialmente en la infancia) y la ansiedad.

    Así pues, el terapeuta tratará de comprender cuáles son los conflictos inconscientes del paciente y las defensas psíquicas que ha desarrollado para impedir que esas pulsiones inconscientes e inaceptables para él entren en su conciencia así como descubrir cuál es la motivación afectiva de su conducta normal o patológica. Como objetivos, el analista intenta ayudar a la persona a reconocer qué conexiones existen entre lo que dice (también el material que aparece en los sueños) y su inconsciente, de modo que intentará dar con las claves que revelen sus conflictos.

    Este enfoque se diferencia de los demás en que hace hincapié en lo interpersonal, en el entorno, en el sistema del cual forma parte el individuo. El resto de terapias se centran mucho más en el individuo y en su forma de pensar, de actuar, en sus conflictos… En terapia sistémica no se considera que un individuo está "enfermo", sino que su patología tiene un sentido y una función dentro del sistema del que forma parte. Uno de los sistemas que más centrará la atención durante la terapia será la familia, dada su importancia para las personas, pero no es el único (amigos, escuela, trabajo, etc). Se analiza cómo la conducta de los demás afecta en el individuo y cómo a su vez, el individuo influye en su entorno. Así pues, uno de sus fundamentos es que no se puede entender al individuo de una forma aislada, sino en interacción con su entorno y teniendo en cuenta la red de sistemas de la que forma parte.

    La terapia gestáltica más que hacer algo al individuo, tratará de crear las condiciones para liberarlo y sea capaz de realizar un crecimiento personal logrando un desarrollo adecuado. Esta tendencia a autorrealizarse que tiene todo individuo puede verse impedida por las valoraciones psicosociales externas, que pueden llegar a que el individuo niegue sus necesidades y deseos personales, impidiendo que esa Gestalt de totalidad se complete. Estos deseos y necesidades no reconocidas continúan actuando de fondo, produciendo síntomas y malestar. La terapia Gestalt propone tareas específicas para lograr que ocurran procesos que faciliten la integración de esos deseos y necesidades.

  • ¿Una Psicoterapia siempre es individual?

    Podemos distinguir entre terapia individual -a la cual sólo asiste la persona que demanda ayuda- la terapia de pareja y la terapia familiar. Lo más frecuente es que solicite terapia una única persona, que suele ser quien desea recibir ayuda, siendo la mayoría de veces suficiente realizar el trabajo psicoterapéutico con ella para conseguir cambios significativos. Sin embargo, podemos darnos cuenta en el transcurso de la terapia de que, para que la cosas mejoren, es necesaria la participación de otras personas que son importantes en la vida del paciente. En tal caso, se habla y pacta con el paciente la participación de esas otras personas en las sesiones.

    No obstante, hay casos en los que ya desde el inicio son varios miembros de la pareja o familia los que demandan ayuda a un mismo tiempo porque se dan cuenta de que el problema puede estar en su forma de relacionarse y/o tratarse el uno al otro. Pero hay que tener en cuenta que la terapia no es algo rígido e inmodificable, de modo que aunque el abordaje sea individual ,se puede realizar alguna sesión puntual con miembros de la familia o con la pareja. Muchas veces los familiares, amigos o pareja aportan información interesante y muy necesaria sobre los problemas que afectan al paciente y que resultan fundamentales para poder hacer un buen diagnóstico y tratamiento. En terapia de pareja o de familia también pueden realizarse sesiones individuales cuando es preciso para el buen avance de la terapia.

  • ¿Cómo es una primera sesión de terapia?

    A menudo los pacientes acuden a la primera sesión de psicoterapia sin saber muy bien por dónde tienen que empezar a hablar, qué se espera de ellos, qué va a suceder en la consulta… Todos estos temores pueden provocar que personas que necesitan ayuda no se atrevan a pedirla por miedo a dar este primer paso.

    En la primera sesión, los psicólogos nos esforzamos por aclarar cuál es el motivo de consulta, es decir, cuál es el problema principal por el cual la persona ha llegado a pedir ayuda a un profesional en ese momento de su vida. Del paciente tan sólo esperamos que sea sincero y que tenga una buena predisposición a dejarse ayudar por nosotros. En definitiva, quien lleva el peso de dirigir la sesión es el terapeuta, que es quien debe preguntar si no entiende, aclarar, reconducir… y no el paciente. En realidad, uno de nuestros primeros objetivos es que el paciente se sienta cómodo, escuchado, en un espacio privado y seguro donde lo que dice o hace no sale de las cuatro paredes de la consulta. También resulta importante empezar a definir cuáles son los objetivos de tratamiento del paciente y aclarar sus principales dudas sobre el problema que le afecta.

 
[x]USO DE COOKIES
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí